TEC DE MONTERREY, REVOLUCIONANDO LA EDUCACIÓN EN MÉXICO

TEC DE MONTERREY, REVOLUCIONANDO LA EDUCACIÓN EN MÉXICO

 

Bajo el nuevo modelo educativo, “TEC 21”, esta casa de estudios superiores fomentará entre su comunidad la competitividad y el liderazgo de los futuros profesionistas mexicanos.

POR AARÓN MARTÍNEZ JIMÉNEZ

En el Tecnológico de Monterrey estamos ocupados en un modelo educativo denominado “TEC 21”, cuyo objetivo es el desarrollo de competencias entre los jóvenes a través de retos, por lo que de esta manera se les facilita la forma de adquirir conocimientos, dejando de lado la enseñanza tradicional.

Así lo estableció el vicepresidente de la Región Sur del Tecnológico de Monterrey, Pedro Luis Grasa Soler, en entrevista exclusiva con la Revista LIDER PUEBLA, al indicar que a través de este sistema innovador, los alumnos investigan, innovan y resuelven problemas de empresas, instituciones y organizaciones de manera satisfactoria.

ACTIVIDADES DE CAMPO PARA ENRIQUECER EL PROCESO ESTUDIANTIL

Uno de los componentes de este modelo es el “Semestre i”, el cual consta de 16 semanas en el que un grupo de estudiantes tienen una inmersión en alguna empresa u organización para resolver un reto que se le presente al socioformador con el que se colabora.

El aprendizaje que obtienen estos jóvenes se ve reflejado en las notas de sus exámenes, pues obtienen mejores calificaciones de hasta 20 puntos en comparación con aquellos que toman clases tradicionales.

“En el primer piloto que se aplicó, la misión se cumplió y los chicos que tuvieron actividades de campo lograron que la empresa registrara un ahorro mensual de 45 mil dólares por una mejora en su sistema de calidad que ellos mismos aplicaron”, expuso Grasa Soler.

El directivo de una de las instituciones de educación superior más reconocidas del país y latinoamérica, y que tiene a su cargo los campus de Toluca, Veracruz, Chiapas, Cuernavaca, Pachuca y Puebla, abundó que este modelo educativo se complementa con módulos de reflexiones éticas, a fin de enfrentar tales disyuntivas con el propio desarrollo del proceso estudiantil.

En el Tec de Monterrey –enfatizó-, formamos líderes emprendedores con sentido humano, con valores y ética, cuyos aspectos son fundamentales para contar con un mejor país.

¿La clave para tener un mejor desarrollo en México es la educación?

Así es. En este sentido coincido con Nelson Mandela quien dijo que la única forma de llevar a Sudáfrica a otro nivel era a través de la educación. Yo creo que el compromiso que debemos de tener todos es exigir que la educación sea el medio para lograr un mejor desarrollo de este país. De otra manera, será más complejo.

¿Y más a través de una generación tan compleja como es la Millennial?

Pero ese es el reto. Yo tengo hijos Millennials y siempre he dicho que no hay que entenderlos, sino hay que comprenderlos y apapacharlos para que se conviertan en grandes hombres y grandes mujeres.

En una charla agradable, el académico resaltó que fueron los Millennials quienes levantaron a México tras los sismos de septiembre pasado, aunque en otras ocasiones han sido criticados.

“Los chicos nos dieron una muestra de lo que son capaces. Quienes organizaron el tráfico y las brigadas en la Ciudad de México fueron ellos y no son expertos en desastres, simplemente tuvieron voluntad. La verdad que fue sorprendente, entonces si tienen ese potencial y están inmersos en el mundo digital hay que encausarlos y enfrentarlos a retos reales”, exclamó.

Por ello, puso énfasis en el reto de mejorar la educación en México, pues refirió que el país y el mundo están cambiando de manera vertiginosa.

En mi opinión, abundó, los modelos educativos no están cambiando a la misma velocidad para dar respuesta a lo que se está viviendo en el mundo, porque hoy tenemos estudiantes del Siglo XXI, profesores del Siglo XX y algunas instituciones del Siglo XIX.

Por último, comentó que los futuros profesionales, se tienen que preparar más en el desarrollo de habilidades que en el ámbito de la enseñanza, cuyo esfuerzo ya lo está realizando la Secretaría de Educación Pública (SEP) al cambiar el modelo de la memorización por el de las competencias.

 

 

Compartir