La crisis sanitaria es un desafío, pero también es una oportunidad para cimentar el aprendizaje: Rector Alfonso Esparza

Así lo consideró durante su conferencia inaugural del webinar “Los retos de la educación
pública superior en México en una época de cambios
 La crisis sanitaria actual adelantó a la Universidad al futuro y demostró que las tecnologías
digitales no bastan para enfrentar los retos de innovación, porque la transformación debe ser
más profunda: “Hay mucho por hacer, mejorar y aprender, pues deben encontrarse modos
alternativos, innovadores y creativos que garanticen la labor educativa”, afirmó el Rector
Alfonso Esparza Ortiz, durante su conferencia inaugural del webinar “Los retos de la
educación pública superior en México en una época de cambios”.
En la apertura de este foro virtual, que incluye 11 conferencias magistrales que serán
transmitidas a través de la página de Facebook del Instituto de Ciencias Sociales y
Humanidades (https://www.facebook.com/icsyh/), para ofrecer una perspectiva de los retos y
transformaciones que enfrenta la Universidad, participaron también Carmen De la Peza
Casares, directora Adjunta de Desarrollo Científico del Conacyt, y Luciano Concheiro Bórquez,
subsecretario de Educación Superior de la SEP federal.
Al dictar su ponencia, el Rector de la BUAP refirió que la situación de la pandemia dejó en
claro las necesidades y carencias no sólo económicas, sino también tecnológicas que
enfrentan muchos estudiantes. La mayoría no cuenta con dispositivos, y aunque el 90 por
ciento tiene un celular, generalmente no tienen banda ancha, además de que muchos
enfrentan condiciones precarias de higiene y seguridad, así como violencia intrafamiliar. Por
ello, dijo, la reflexión del compromiso académico que existe ante los desafíos de cara al futuro
es un reto que tiene la Universidad.
Entre los efectos de la actual crisis sanitaria, refirió que en México un millón 431 mil
estudiantes no regresarán a las aulas en el ciclo 2020-2021, de acuerdo con estimaciones del
Programa de Naciones Unidas, y la deserción escolar en los niveles superior y medio superior
se calcula en 25 por ciento, entre otras cifras alarmantes.
Ante este escenario, el Rector Esparza Ortiz se pronunció por una serie de estrategias que
consideren, entre otros aspectos, la capacitación tecnológica docente y apoyos permanentes
para el buen desempeño de sus labores, y de este modo agregar un valor al proceso de
enseñanza-aprendizaje a distancia.
“Los profesores deben participar en la creación de nuevos ambientes virtuales y tecnológicos
y, sobre todo, deben actuar con autonomía profesional y dentro de una cultura de
colaboración. Debemos pensar en los contenidos y evitar la mera reproducción de las formas
docentes del aula en un espacio virtual. El desafío didáctico es ofrecer a los estudiantes
preguntas que sean transversales a cualquier segmentación del conocimiento, para que
puedan comprender problemas sociales, identificarlos y actuar”.
Esparza Ortiz insistió que esta crisis es una oportunidad para cimentar el aprendizaje
electrónico en la educación superior, que permita formar el capital humano en áreas
emergentes, sin dejar de lado nuevas formas de evaluación para reconocer lo que el alumno
sabe hacer, a fin de diferenciar la evaluación de la calificación.
Recordó que la BUAP ha practicado cambios en sus estrategias, con capacitaciones y
reconocimiento autocrítico, la implementación de acciones innovadoras que garanticen la
igualdad, pero sobre todo con el acceso a la educación media y superior, en consenso con las
resoluciones de la Comisión Institucional para el Seguimiento y Evaluación para la Pandemia
por el SARS-CoV-2.

Prueba de lo anterior, dijo, fue la decisión de aceptar a todos los aspirantes al nivel medio
superior, a pesar de un incremento del 57 por ciento en la demanda de estudiantes, quienes
tendrán que hacer un examen que definirá si continúan en modalidad presencial o mixta. De
igual forma, mencionó que se ha priorizado la salud, de ahí que el proceso de admisión para
nivel superior se adaptó a un nuevo formato que incluye un curso propedéutico.
Por último, el Rector de la BUAP resaltó que “hoy más que nunca se necesita convocar al
diálogo y lograr acuerdos constructivos para poner el conocimiento al servicio de las
necesidades de la población y demostrar por qué la educación es una de las mejores
herramientas para alcanzar un desarrollo sustentable y equitativo”.
Por su parte, el subsecretario de Educación Superior de la SEP federal, Luciano Concheiro
Bórquez, celebró la iniciativa de la Universidad y el apoyo del Rector Alfonso Esparza para la
realización de este foro en el que se expondrá una preocupación de las comunidades
académicas y la forma en cómo perciben las políticas públicas, por lo que las intervenciones
serán útiles y representarán propuestas que serán traducidas en acciones reales.
Recordó que desde el inicio de la administración federal se han promovido espacios de
consulta e intercambios de ideas relacionadas con la educación pública: “La BUAP ha sido
sede de estos ejercicios con el apoyo decidido del Rector. Los ejes propuestos configuran el
universo al cual están encaminados los esfuerzos del gobierno federal y confió en que a través
de un trabajo conjunto se articularán acciones sustantivas que retomen las necesidades
regionales y locales”.